Nacimos de la oscuridad, del mal vivo de la humanidad, y hemos venido para reclamar, esta tierra en libertad, unetenos o MUERE.....
 
ÍndiceCalendarioGaleríaFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Últimos temas
» grannnnn problema
Miér Nov 11, 2009 1:03 am por Invitado

» Pactos de no agresión
Lun Mar 02, 2009 7:15 pm por stalkeruki

» Star craft
Vie Feb 20, 2009 7:28 pm por osova

» The elder scrolls 4 oblivion
Vie Ene 16, 2009 5:37 pm por stalkeruki

» Normas de la biblioteca
Jue Ene 15, 2009 9:50 pm por stalkeruki

» Sombras del alma EPILOGO
Jue Ene 15, 2009 9:44 pm por stalkeruki

» Sombras del alma capítulo V
Jue Ene 15, 2009 9:44 pm por stalkeruki

» Sombras del alma capítulo IV
Jue Ene 15, 2009 9:43 pm por stalkeruki

» Sombras del alma capítulo III
Jue Ene 15, 2009 9:41 pm por stalkeruki

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 4 el Vie Ago 29, 2008 12:50 am.

Comparte | 
 

 Sombras del alma capítulo II

Ir abajo 
AutorMensaje
stalkeruki

avatar

Cantidad de envíos : 192
Fecha de inscripción : 21/08/2008
Edad : 24
Localización : concordia-entre rios-argentina

MensajeTema: Sombras del alma capítulo II   Jue Ene 15, 2009 9:39 pm

II. DE SHAN´DRILAAR Y LA JOYA ELFICA.

Hace quince mil años, en una tierra hoy inaccesible por los caprichos de un océano preñado de secretos y tempestades, floreció la Gran Joya élfica, la ciudad de los mil nombres, la bella Shan´drilaar. En la cima de su poder, heredera de la magia más poderosa de los Primeros Tiempos y celosa custodia de la Palabra de los Darshean, mientras en Aderan humanos y enanos levantaban sus primeras y titubeantes civilizaciones, Shan´drilaar brillaba como los soles de cien mundos, poseedora de la llave de los diez Reinos élficos de Antiqua.

Pero la gloria es efímera. El cambio climático, cuyas causas están perdidas en las nieblas del Tiempo, trajo la Gran Glaciación. Con ella avanzó Erigor, desde la región más remota y terrible del Abismo. El dios-demonio del Caos, el Fraguado en Hielo, espoleó a sus negras tropas formadas por las criaturas más degeneradas y abominables del Caos a través del frío y la cellisca. Con El llegó la Edad de la Devastación, del azote de los orcos, de los holocaustos de los Amos Oscuros, del resurgir de los lichs y sus ejércitos de no muertos, de los inmundos banquetes caníbales de los trolls.
Toda criatura maléfica lo suficientemente poderosa como para sobrevivir al terrible helor del despliegue de poder del dios de escarcha medró y prosperó en aquellos funestos tiempos. Pero a Erigor no le interesaba Aderan, solo Antiqua.
El poder del dios-demonio alcanzó tales cotas en aquel infierno helado que ni siquiera sus más poderosos secuaces podían sobrevivir a su paso.

Ante semejante fuerza desatada la bella Reina Eliexandra, la única joya tan brillante como la misma Shan´drilaar, tomó la difícil decisión de pactar con el dios. Le entregaría la llave de Antiqua, todos sus secretos, los artefactos dejados por los Darshean, pondría de rodillas a los diez Reinos si, a cambio, El respetaba Shan´drilaar.
Erigor aceptó la oferta. En otro lugar se narran Los últimos días de Antiqua, las historias de la última resistencia.
Erigor cumplió su promesa. A su manera.
Tras el fin de la Glaciación regresó al Abismo llevándose consigo a Shan´drilaar la Bella.
La ciudad fue trasladada íntegra e intacta al interior de las regiones del Caos.
Erigor entregó a la reina Eliexandra dos minúsculas piedras de Armian, el prodigioso y escaso mineral capaz de contrarrestar los efectos de la radiación caos.
La reina comprendió lo que debía hacer, el precio de la redención.
Aferrando cada piedra con una mano canalizó su energía mística a través de ellas e invocó un poderoso encantamiento. Su poder, combinado con el de las piedras, se desplegó en una gigantesca oleada de maná puro formando una barrera mágica, una cúpula invisible que cubrió la ciudad por entero, escudándola, protegiendo a sus habitantes de la mutación y los horrores sin nombre del Caos.

Según se cuenta la reina Eliexandra, en un estado de perpetua inconsciencia, tendida en su lecho de la Torre de Ansherm, aún mantiene el hechizo. Y así lo hará por siempre.
Ningún elfo ha abandonado Shan´drilaar desde entonces. O eso es lo que se había pensado hasta ahora.



_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 
Sombras del alma capítulo II
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» CAPÍTULO 37 TEMPORADA 8
» TEMPORADA 8 CAPÍTULO 28
» Capítulo 36 Temporada 8
» Capítulo 41 Temporada 8
» PRENSA 18 NOV 2011

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
ALIANZA DARKANGEL :: Biblioteca Dark Angel-
Cambiar a: